Jueves, 23 de Marzo de 2017 | ISSN 0719-241X

Enviar esta noticia a un colega

Latinoamérica en la encrucijada por su dependencia con el combustible importado

Para
(Su Colega)
Nombre e-mail
De Nombre e-mail
Mensaje Personal

Latinoamérica en la encrucijada por su dependencia con el combustible importado

Brasil toma medidas para liderar el cambio en la región
Edición del 20 de Marzo de 2017

El alto costo de comprar combustible pone a los países latinoamericanos el desafío de impulsar una producción a nivel doméstico y ampliar su capacidad de refinación.

Esta situación ha favorecido a Estados Unidos, que tiene en su propio vecindario un mercado con alta demanda que le permite crecer en las exportaciones de combustible.

En total, los 30 países de la región compraron a EE.UU. 2,32 millones de barriles por día (bpd) de diésel, gasolina y otros combustibles el 2016, un 67 % más que en 2011, según la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés).

Las mayores alzas el año pasado fueron México con 199.000 bpd (29%) y Brasil con 75.000 bpd (94 %), principalmente gracias a precios más bajos que disminuyeron en cerca de US$ 4.000 millones el gasto a nivel regional.

"Tenemos que hacer emprendimientos conjuntos para encontrar el capital que necesitan las refinerías y necesitamos producir más gas", dijo a Reuters el jefe del regulador petrolero de México, Juan Carlos Zepeda, en referencia a su país.

Latinoamérica

Los refinadores estadounidenses a lo largo de la Costa del Golfo de México están bien ubicadas para seguir suministrando a la región. Por el contrario, las firmas refinadoras latinoamericanas controladas por el Estado tienen poco capital o escaso interés de inversión exterior para expansiones o reparaciones, comentó Jake Fuller, analista senior en la consultora IHS Markit.

Conforme suben los precios del crudo, los envíos de los productores de la región caen. Latinoamérica exportó 5,2 millones de bpd en 2016, según Reuters Trade Flows, siendo cerca la mitad comprados por Estados Unidos.

Los analistas plantean una solución simple a la dependencia latinoamericana de las importaciones de combustible: construir más refinerías y frenar los subsidios que hacen subir la demanda, como en Ecuador y Venezuela. En el caso de México, que también tenía un precio bajo, subió este año los valores de la gasolina en hasta un 20 % en una decisión que provocó protestas públicas.

"Tomamos esta decisión tan impopular para subir los precios. México estaba junto a Ecuador y Venezuela en el grupo de países latinoamericanos con la gasolina más barata del mundo", declaró el director de Pemex, José Antonio González Anaya.

La fórmula carioca

Brasil está enfrentando sus necesidades en el tema utilizando combustibles de tercera generación, desde la caña de azúcar a la energía generada por la biomasa procedente de residuos.

"Brasil está en una buena posición para liderar el cambio regional", señaló Decio Oddone, director del regulador petrolero brasileño ANP, a Reuters. "La diversidad ha sido clave para afrontar el crecimiento del consumo".

Como segundo mayor productor mundial de etanol tras Estados Unidos, Brasil es capaz de ofrecer gasolina mezclada con más del 25% de biofuel. La hidroelectricidad, en tanto,  aporta también dos tercios de su generación energética.

Por MundoMaritimo


Agenda
21Abril
Diploma en Derecho del Mar y Marítimo 2017
Organiza Escuela de Derecho PUCV
Mas Eventos

Directorio de Empresas
Registre su Empresa