Miércoles, 20 de Febrero de 2019 | ISSN 0719-241X
logo mundo marítimo
27 de Agosto de 2007 El complicado control de la Armada chilena sobre los pesqueros peruanos La vida en el límite marítimo

El "Gamalú II", un minúsculo y añoso pesquero peruano que navega con el señorío de un pedazo de plumavit por aguas chilenas, se las ha arreglado para escurrirse durante todo el día a la frenética búsqueda del "Contramaestre Ortiz", el buque de la Armada chilena que a todo dar, con sus 1.600 revoluciones en las máquinas, intenta desde hace horas dar con él y atraparlo.

Pero la tarea acá, internados a casi 200 kilómetros de la costa chilena, a la altura de Pisagua, es mayúscula: dar con una minúscula barcaza en este infinito mar es una pequeña hazaña que suele combinar tecnología y persistencia.

200 kilómetros mar adentro

El "Ortiz" ha levantado ancla y comienza a dejar atrás el puerto de Arica. El mar está calmo, el cielo algo tapado con nubes bajas y una suave brisa se encarga de acompañar en cubierta mientras el Morro se va empequeñeciendo a medida que el buque se interna en aguas chilenas, justo en la frontera marítima con Perú.

El comandante de la nave, el capitán de fragata Jorge Felipe Keyer, ha sacado su querido CD de "Los Cuatro Cuartos" y se encarga que por los altoparlantes del navío se escuche fuerte la melodía "Los que nunca volverán".

El "Contramaestre Ortiz", con su silueta gris, sus 518 toneladas de peso, su tripulación de 33 personas y sus casi 20 kilómetros por hora de velocidad se interna más y más en las entrañas del Pacífico, justo ahí donde ahora Perú disputa como suyo un pedazo de mar al que Chile no pretende renunciar.

Como sea, el viaje del "Ortiz" no es más que rutina en una zona donde la búsqueda de pesqueros peruanos que ingresan de manera ilegal o que pescan sin permiso dentro de las 200 millas de zona económica exclusiva es una constante.

La ruta del buque chileno supone para esta misión una larga navegación, hasta llegar a unos 200 kilómetros de la costa, para, desde ese punto, comenzar una operación llamada de "rebusca" para dar con los infractores en aguas chilenas.

"Se trata de una tarea completamente habitual para nosotros que no tiene relación con la situación de límites que se ha planteado en las últimas semanas", explica Kenneth Pugh, jefe de estado mayor de la IV zona naval, el área marítima que va desde Arica hasta Taltal.

La noche se ha apoderado del océano y muestra un iluminado pedazo de luna que logra colarse entre algunas nubes y un salpicadero de estrellas que titilan con furia allá arriba.

El mar está calmo y oscuro, como un extenso y negruzco manchón de aceite de oliva desparramado.

Aletas afrodisíacas

Acá, en la frontera marítima chileno-peruana, y pese a las tensionantes declaraciones relacionadas con la aspiración peruana de alterar el límite entre ambos países, todo sigue igual.

¿Qué significa eso?

Que la Armada de Chile sigue resguardando el límite como siempre lo ha hecho (justo en los 18° 21' 03''), que no permite que nadie los cruce sin permiso, que la Armada peruana no ha intentado traspasar el límite y que los únicos que siguen con sus transgresiones son los pesqueros peruanos que se internan o pescan en aguas chilenas sin permiso.

El asunto es así: los pescadores del puerto de Ilo -en el sur del Perú- tienen una predilección por la pesca del llamado "tiburón azul", una especie de la que ocupan especialmente la aleta, considerada como un potente afrodisíaco en algunos mercados asiáticos.

El problema para los peruanos es que el tiburón nada preferentemente en aguas de 18 a 20 grados, las que se ubican un poco más afuera de las 200 millas marítimas, frente a las costas chilenas.

"Lo que suelen hacer, entonces, es pedir autorización para acortar viaje pasando por mar chileno y así llegar a las aguas internacionales en donde proceden con la captura del tiburón", explica el capitán Juan Carlos Díaz, gobernador marítimo de Arica.

El asunto es que no es raro que los peruanos no pidan permiso, que derechamente pesquen en aguas chilenas o que las embarcaciones en las que se mueven no tengan condiciones de seguridad mínimas para realizar travesías que suelen durar 15 días.

Si no tienen permiso o están pescando en aguas chilenas, entonces se les intercepta y se remolcan sus pequeños botes hasta Arica, donde la mercancía es lanzada a vertederos, los tripulantes deportados y el dueño de la embarcación obligado a pagar una multa que ronda los 3 millones de pesos.

Y el "Gamalú II" es precisamente una de esas paupérrimas embarcaciones que llevan horas evadiendo al "Ortiz", que pese a los dos vigías que a cado lado del buque no se sacan los binoculares de los ojos y a los radares, no son capaces de distinguir algo tan minúsculo sobre el agua.

En la búsqueda del "Gamalú II" aparece de pronto otro pesquero peruano: el "Pamela".

Ver esas liliputienses embarcaciones mecerse como pedazos de madera a la deriva conmueve y aterroriza por la osadía y suerte de sus tripulantes.

Son siempre tripulaciones de unos cuatro pescadores, con víveres de supervivencia, sin baños y con espacios para dormir sobre cubierta.

La mayoría del bote se ocupa en la carnada y, en la parte baja, en espacios con hielo donde se intenta conservar a duras penas a los tiburones atrapados.

Lo que sí tienen son equipos de navegación y GPS, que les permiten saber perfectamente si están en aguas chilenas o peruanas.

El "Pamela" pidió permiso, por lo que no se aborda.

Megáfono en mano, un oficial del "Ortiz" interroga mientras los peruanos contestan a viva voz.

-¿De dónde vienen?- -Ilo.

-¿Cuándo salieron?- -Hace dos días.

-¿A dónde se dirigen?- -Aguas internacionales...

Persecución en alta mar

Desde la base aérea de Iquique, un avión naval ya despegó y lleva un buen rato internado en las aguas chilenas rastreando la zona.

La verdad es que sin esa ayuda aérea, cualquier intento de búsqueda de los buques de la Armada resultaría inútil en esta inmensidad marítima.

Así, el avión sobrevuela, ubica los pesqueros peruanos, los identifica y entrega el aviso al "Ortiz" para que éste salga a interceptarlos.

Por fin avisa una nueva ubicación del "Gamalú II". Está por allá arriba, cerca del límite con Perú.

El "Ortiz", que ya enfilaba rumbo a Iquique, gira, acelera sus motores y parte a cazar a una embarcación que no tiene permiso para navegar en aguas chilenas y que, probablemente, ha pescado en la zona económica nacional.

La persecución se prolonga por unas horas. El "Ortiz" duplica la velocidad del "Gamalú II", pero aunque ya aparece como mínimo destello en los radares, aún no puede ser localizado por los vigías que no paran de escudriñar el horizonte.

De pronto, por allá, a estribor, se alcanza a divisar con largavistas la silueta del "Gamalú II" escapando.

Va directo a la frontera marítima, navegando a 14 kilómetros por hora.

"Claramente va escapando. No suelen navegar a más de 10 kilómetros por hora. Veamos si quema el motor o se queda sin combustible", dice con tono de esperanza en medio de la persecución el comandante del "Ortiz".

En la torre de mando la actividad es frenética. Hay personal en comunicaciones, en el radar, trazando rutas en un mapa y vigías. Todos analizando y calculando qué se puede hacer con tal de dar alcance al "Gamalú II".

Suena el teléfono satelital. Desde comandancia en tierra el alto mando consulta por la persecución.

El comandante del "Ortiz" cuelga y advierte a su tripulación: "Haremos todo lo posible por atraparlo. Pero si cruza el límite, ya no podemos hacer nada".

Hay una lancha zodiac de asalto rápido que se apresta, mientras una tripulación de abordaje prepara sus trajes y fusiles.

Pero el "Gamalú II" no terminó por quemar su motor y no se le acabó el combustible.

Apenas cuando el "Ortiz" estaba a dos kilómetros de distancia, el peruano logra cruzar la frontera.

El capitán Keyer toma un intercomunicador y lanza una arenga: "El buque peruano ha cruzado el límite marítimo. Damos por terminada la persecución. Todos estuvieron muy bien. ¡La próxima oportunidad no se nos escapará!".

Mientras el "Ortiz" gira rumbo a Iquique, por los altoparlantes vuelven a sonar las melodías patriotas de "Los Cuatro Cuartos".

Datos al Límite: Los números de la vida en alta mar

En lo que va del año, 350 embarcaciones peruanas han solicitado permiso para cruzar por aguas chilenas.

Un 30% de las embarcaciones peruanas avistadas por el avión naval chileno no son ubicadas por los buques de la Armada.

Durante 2006 seis buques peruanos han sido llevados hasta Arica y sus tripulantes deportados.

Cada dos semanas la Armada chilena realiza patrullajes en la zona limítrofe norte de nuestro mar.

Los pescadores peruanos invierten unos 3 millones de pesos en sus pescas de 15 días en búsqueda del tiburón de aletas afrodisíacas.

Cada pescador peruano gana entre 150 y 200 mil pesos por cada una de esas travesías.

Fuente: El Mercurio

Políticas de Privacidad

La política que en el presente documento se indica, tiene por objeto informar a los usuarios de MundoMaritimo sobre el proceder de nuestra empresa respecto del tratamiento de los datos de carácter personal recogidos a través de nuestros portales.

1 | Recolección:

Cuando Usted requiere los servicios de MundoMaritimo, se recoge información personal como su nombre, rut, dirección, etc, a través de correo electrónico o formularios. Nuestro sitio no utiliza actualmente cookies, para registrar o recabar información del usuario, pero, podrá en cualquier momento y a su sola discreción y sin necesidad de autorización, utilizarlas, comprometiéndose dar el tratamiento y protección señalado precedentemente a dichos datos.

Para qué se utiliza la información recolectada.

Toda la información recolectada de los usuarios en MundoMaritimo tiene por objetivo:

(1) Brindar servicios, contenidos y publicidad personalizada al usuario en su navegación por los portales de MundoMaritimo

(2) Realizar estudios internos sobre los datos demográficos, intereses y comportamiento de nuestros usuarios. La información se utiliza para entender y servir mejor a nuestros usuarios.

2. Uso:

Estos datos que usted proporciona libre y voluntariamente, tienen por objeto dar un mejor servicio, información y utilidades a nuestros usuarios. Usted tiene el derecho de no aceptar entregarlos, renunciando a los beneficios que nuestro sitio web entrega.

Si decide aportar dichos datos, nos obligamos con usted a mantener una conducta clara y regular, sometida a la política que a continuación expresamos, de la cual usted es informado y que acepta.

Nuestra política respecto de los datos recogidos es la siguiente:

La responsabilidad por la veracidad de los datos recogidos por esta vía, es exclusiva del usuario.

3. Seguridad:

Mantenemos una base de datos Off-Line, la que asegura a sus clientes total privacidad, respecto de los datos proporcionados a MundoMaritimo.

Por otra parte, una reconocida empresa externa proveedora de servicios de conectividad y hosting debidamente certificada, "aloja" nuestros sitios en sus servidores web, los 365 días del año, los siete días de la semana y las veinticuatro horas, lo que asegura que nuestro sitio tenga la menor posibilidad de "caída" en la web o intrusiones de "hackers" que vulneren nuestro Portal.

4. Calidad:

Sin perjuicio de las responsabilidades que al usuario le corresponden, MundoMaritimo tendrá especial cuidado al recolectar, mantener, usar, publicar o distribuir la información personal vinculada a los usuarios y visitantes, verificando que los datos sean correctos, completos y adecuados para cumplir con los fines para los que serán utilizados.

5. Modificación:

El usuario que haya entregado previamente datos o información personal a MundoMaritimo, podrá solicitar su modificación, corrección o eliminación, enviando un correo electrónico a info@mundomaritimo.cl, indicando su nombre, rut, dirección, teléfono, y expresando claramente que información de la que hubiere entregado desea modificar o eliminar.

En todo caso, y como medida de seguridad, MundoMaritimo se reserva el derecho de verificar la autenticidad de la comunicación.

6. Publicación e intercambio:

MundoMaritimo, como norma general, no transferirá, cederá, venderá o de otra manera proveerá sus datos de carácter personal a persona alguna. MundoMaritimo podría transferir, revelar o ceder los datos recopilados a sus usuarios, a terceros de acuerdo a las siguientes circunstancias:

(1) En caso de tener la aprobación explícita del usuario, sus datos de carácter personal pueden ser usados por terceros para efectos de realizar marketing directo, llamadas telefónicas, para enviar correos electrónicos, entre otros. El usuario tiene el derecho y la opción de poder denegar la recepción de esta información por parte de terceros.

(2) En el caso de "contactos de negocios", sus datos de carácter personal pueden ser usados por terceros sólo para efectos de poder completar y ejecutar la transacción que motivó la entrega o recolección de esa información.

(3) Aquella información que sea requerida por la ley, una orden judicial u otro procedimiento legalmente válido que así lo exija.

7. Uso de información vinculada a terceros:

En caso de tener la aprobación correspondiente, MundoMaritimo usará la información del usuario para comunicarle e informarle, a través del correo electrónico, acerca de:

(1) Modificaciones a sus servicios o productos existentes, aparición de nuevos servicios o productos, u otros especificados por el usuario.

(2) Información, ofertas o cualquier tipo de promoción de marketing que MundoMaritimo pueda otorgarle al usuario.

(3) Sugerencia por parte del usuario acerca de ,"recomienda esta noticia a un amigo"

8. Servicios prestados por terceras empresas en el sitio:

Eventualmente, MundoMaritimo, puede contratar los servicios de empresas externas, con el fin de entregar nuevos servicios y productos a través de este sitio web. La información recabada en su caso por dichas empresas, se regirá por el acuerdo del usuario de la misma.

Si tiene alguna duda o pregunta sobre nuestra política de privacidad, le rogamos contactarse a info@mundomaritimo.cl

9. Publicidad asociada

Respecto a los servicios de anuncios publicitarios o información promocional, con el objeto de presentarle servicios asociados que puedan ser de su interés, tenemos vínculos con otras compañías a las que permitimos colocar publicidad en nuestras páginas. Estas compañías podrían individualmente solicitar su información directamente con usted, siendo exclusiva responsabilidad de ellas el manejo y manipulación de esta información.

Finalmente, MundoMaritimo no garantiza la privacidad de la información personal del usuario, si éste suministra o difunde información en guías telefónicas públicas, reportajes de prensa, publicaciones, zonas de chateo, boletines u otras similares. Dicha información podrá ser recopilada por terceros, con o sin su consentimiento. El usuario revela esa información bajo su responsabilidad.